Carácter inmortal de la obra de Cortázar, a debate en Portugal

23 de septiembre de 2014 12:00 AM

34 0

La mexicana Dulce María Zúñiga, directora de la cátedra Julio Cortázar en la Universidad de Guadalajara; el especialista español Carles Álvarez Garriga, coeditor del libro "Córtazar de la A a la Z"; y el reputado poeta portugués Nuno Júdice fueron los ponentes reunidos en la capital lusa.

El literato, galardonado con el Premio Reina Sofía en 2013, se declaró admirador del escritor argentino, sobre todo por sus descripciones sobre la cultura francesa en el siglo XX contada a través de esa "población no francesa que vivía en París".

También ensalzó el valor de sus cuentos, cuyo estilo se asemejan la fotografía. "Se queda con los detalles de la realidad y les da una gran intensidad y fuerza poética", explicó Júdice, quien destacó de Cortázar también su "gran dominio de la palabra".

En su opinión, si el argentino no es un autor más conocido en su país se debe a que "el lector común tiene alguna dificultad en convivir con ese estilo tan literario que no le es familiar", a pesar de que incidió en que las cosas que cuenta son comprensibles.

Zúñiga, por su parte, recordó las "muchas conferencias" que se celebran cada año sobre Cortázar, lo que transmite la idea de que sigue vivo a través de sus libros.

"Su obra continúa siendo muy estudiada", recalcó la directora de la cátedra que recibe el nombre del escritor, cuya obra es objeto de tanta atención "por los ingredientes humorísticos y el sentido de fábula que da a sus cuentos".

Álvarez Garriga insistió en ese interés que cien años después de su nacimiento -y treinta de su muerte- despierta Cortázar, y como prueba de ello aseguró que es contactado "frecuentemente" por especialistas de todo el mundo, sobre todo estudiantes de doctorado de Europa.

"Recibo correspondencia de Brasil, Italia y Francia sobre todo", explicó el editor, quien recordó también que su tumba, situada en el cementerio parisino de Montparnasse, es todavía hoy lugar de peregrinación y recibe desde cartas hasta flores, cigarros o botellas de vino.

El acto fue organizado por la Casa de América Latina, la embajada de Argentina en Portugal y la Fundación José Saramago, a las que se sumó la Biblioteca Nacional lusa, que además prestó sus instalaciones.

Fuente: elpais.cr

A la página de categoría

Loading...